Ruta de la Plata II/V

Bajamos hasta Plasencia entre encinares y manchas graníticas cubiertas de monte bajo. Esta ciudad fue fundada en 1186 por el rey Alfonso VIII, Sería de realengo hasta 1442 y condado hasta 1488, en que pasaría a los Reyes Católicos por deseo de su concejo. En los siglos XV y XVI acogería a lo más nombrado de la nobleza extremeña, que dejaría un importante legado que la ciudad conserva para deleite de visitantes.

La visita recomendamos se inicie desde su plaza mayor, rodeada de típicos soportales donde semanalmente se celebra un tradicional mercado que el primer martes de agosto recibe el nombre de “Martes Mayor” y está declarado como Fiesta de Interés Turístico Regional de Extremadura, Su palacio municipal, del s. XVI, en estilo de transición de! gótico al renacimiento, tiene junto a su campanario al abuelo Mayorga, que da las horas a la población.

Desde la Plaza marchamos hacia la Catedral, visitando a nuestro paso la iglesia de San Esteban, donde antaño se reunían el Concejo y el Sexmo; por la calle Santa Clara veremos la espléndida fachada, en estilo gótico flamígero, del convento de las Claras y la casa de Galindez Carvajal. Dos Catedrales tiene la ciudad: La Catedral Vieja es de época de transición del románico al gótico; tiene tres naves y cuatro tramos con bóveda de crucería que comenzarían a construirse en el s.XIII.

La Catedral Nueva está unida al edificio románico longitudinalmente, con dos impresionantes fachadas renacentistas de estilo plateresco: la Principal, obra de Gil de Hontañón terminada en 1558 y la del Enlosado, en 1548, es obra atribuible a Diego de Siloé. El nuevo templo catedralicio se inauguró el día del Corpus del año 1578.

Del rico contenido artístico que posee destacan el Retablo Mayor, con esculturas de Gregorio Fernández, como el Grupo de la Asunción y la Virgen del Sagrario, fechada en el s. XIII. Junto al Altar Mayor se encuentra el sepulcro renacentista del obispo Ponce de León, amigo y consejero de Felipe II. Impresionante es el coro, con una auténtica obra maestra, la sillería del maestro Rodrigo Alemán, con escenas del Antiguo y Nuevo Testamento hechas en madera de nogal y en estilo gótico flamígero.

Su museo Catedralicio guarda una colección de pinturas y esculturas de artistas españoles y flamencos y ornamentos religiosos gran valor de los siglos XV al XVII. Cerca nos aguardan una serie de edificios de diferentes estilos magníficamente conservados, como el palacio Episcopal, situado frente a la puerta románica de la Catedral, y El Hospital Provincial fundado por Ñuño Peres de Monroy a principios del s. XIV Muy cerca está el Museo Etnográfico Textil Provincial “Pérez Enciso”, uno de los mejores ejemplos de su clase de España, con más de 5.000 piezas. La Casa del Deán, frente a la Catedral, es de! s, XVII y presenta un balcón en ángulo con columnas de estilo corintio.

A pocos metros está el palacio más antiguo de Plasencia, el de los Monroy o de las Dos Torres, con fachada de estilo románico y edificado en el s. XIII, en el que se albergarían el rey Fernando el Católico y San Pedro de Alcántara.

Frente a la iglesia de San Nicolás, de portadas románicas de transición, está el suntuoso palacio renacentista de los Marqueses de Mirabel, construido por los Duques de Plasencia en el s. XV Adosado a este palacio se encuentra el convento de San Vicente Ferrer, popularmente conocido como Santo Domingo y actualmente sede del Parador de Turismo, construcción de los Señores de Zúñiga en el s. XV Otros palacios, iglesias, casas señoriales y puertas placentinas aguardan al visitante; así, en la calle los Quesos se puede ver la casa de los Toledo de los siglos XV y XV! y el palacio de Almaraz o de los Grijalva, también del siglo XV! y cuya reproducción está expuesta en el Pueblo Español de Barcelona; el palacio de Carvajal-Girón está situado en la Plaza Leal.

La casa de las Argollas, del s. XIII, fue el lugar de donde salió el cortejo de Juana la BeltraneJa para casarse con el rey portugués Alfonso V en 1475. Delante de La Puerta del Sol, la más popular de la ciudad está la estatua ecuestre del fundador Alfonso VIII. El actual acueducto fue construido a mediados del s. XVI y se atribuye la obra a Juan de Flandes.

Hacia el sur buscamos el trazado de la Vía de la Plata y nos acercaremos hasta Carcaboso, donde podemos deleitarnos observando miliarios magníficamente conservados, Siguiendo la calzada romana pasaremos por Aldehuela del jerte, con la iglesia del Apóstol Santiago, del s. XVI,

Galisteo figura como mansio en la Vía de la Plata con el nombre de Rusticiana, En este lugar, al igual que en las otras “paradas”, el viajero podía encontrar posada o cambiar el tiro de su transporte. En él los almohades del s. XlIl construinan un soberbio amurallamiento a base de rollos y cantos de río.Esta fértil localidad í;u¿irdci de murallas adentro un hermoso caserío en tomo de la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción, que posee uno de los ábsides mudejares más bellos de Extremadura, La población de Holguera tiene como edificio más importante la iglesia parroquial de Santa Magdalena, construida en el s. XVI, y Riolobos ribereña con el rio Alagón, tiene en estilo renacentista la iglesia parroquial de Santa Catalina, edificada en el s, XVI en pizarra y mampostería, Al otro lado de la carretera nos aguarda Mirabel, en la cual podemos contemplar los restos del castillo del s. XIII.

Al viajero !e aguarda uno de los paisajes más emblemáticos de esta Ruta cuando se dirija desde Mirabel a Serradilla, la dehesa extremeña en su más auténtica representación. La altitud desde la que se divisa este paisaje ayuda a comprender lo que significa el Parque Natural de Monfragüe, al cual pertenecen una buena parte de las tierras de Serradilla.

Serradilla tiene fama en toda la región gracias al convento del Santo Cristo en estilo barroco y, sobre todo, por la veneración que se le tiene al Cristo de la Victoria, En este convento se guarda una de las mejores colecciones de pintura barroca existentes en Extremadura.

Del s, XVI es su iglesia parroquial de la Asunción, Desde Serradilla nos dirigiremos a una de las puertas naturales del Parque Natural de Monfragüe, Torrejón el Rubio, lugar antaño habitado por pueblos prerromanos y hoy paso obligado para los visitantes del Parque. A pocos kilómetros en dirección a Plasencia llegamos a la población de Villarreal de San Carlos donde encontraremos un Centro de Interpretación del Parque y una Oficina de Información que facilitan cuantos datos necesita el viajero para recorrer las distintas rutas señalizadas y conocer las maravillas que ofrece el Parque Natural de Monfragüe, joya de la naturaleza extremeña y europea. Antes de volver a tomar dirección sur subiremos a visitar en tos limites del Parque la localidad de Malpartida de Plasencia, en la cual destaca su impresionante iglesia parroquial de San Juan Bautista, construida en el s. XVI, Pasamos por el pequeño núcleo de Grimaldo, en plena naturaleza, que debe su nombre a la familia placentina de los Grimaldo.

La fortaleza, que se divisa desde la carretera, fue mandada construir por la familia Bermúdez de Trejo, cuyos restos descansan en la iglesia de la Purísima Concepción. Nos desviamos hasta Casas de Millán, donde podemos admirar la iglesia parroquial de San Nicolás de Barí, construida en mampostería y pizarra en el s. XVI, y sus tres ermitas, siendo la de Ntra. Sra. de Tebas del s, XVIII, A la altura del Puerto de los Castaños y antes de llegar a Cañaveral nos desviaremos para detenemos en el convento franciscano de San Pedro de Alcántara, conocido popularmente como El Palancar, con las dependencias que sirvieron de vivienda a San Pedro de Alcántara, En la cercana población de Pedroso de Acim se puede visitar la iglesia parroquial de Sta. Marina.

Dos localidades próximas tienen fama por sus fiestas declaradas de Interés Turístico Regional: Torrejoncillo que en la noche del 7 al 8 de diciembre celebra “La Encamisa”, y Acehúche que en la festividad de San Sebastián, en enero, se divierte con “Las Carantonas”. Portezuelo fue puerto en época romana en la calzada que unía Caurium, la actual Coria, con Alconétai; hoy bajo las aguas del Pantano de Alcántara.

Cañaveral fue un punto neurálgico de !a antigua ruta romana hacia el norte, situada a muy poca distancia del Puerto de los Castaños, último escollo natural antes de entrar en las tierras de Plasencia. Tiene algunos edificios religiosos destacables, como la iglesia parroquial de Santa Marina, en estilo gótico arcaizante o las ermitas de San Roque, del s, XVI y la del Humilladero del XVIII. Unos kilómetros más al sur, en dirección a Cáceres y en los límites del Pantano de Alcántara, se encuentran los restos de puente romano de Alconétar, ubicado fuera de las aguas gracias a su traslado en los años 70.

La población de Alconétar, hoy bajo las aguas, fue mansio en época romana conocida como Turmulus. Este puente era paso obligado en el camino que unía Emérita con Asturica y a muy poca distancia de él, se puede observar emergiendo de !as aguas, el torreón del castillo de Floripes, construcción del s. XV hoy cubierta por el Tajo. Desde este punto disponemos de dos opciones para llegar a Cáceres.

Una por los “riveros” del río Tajo pasando por las poblaciones de Hinojal y Talaván, con dos edificios religiosos interesantes: la iglesias parroquiales de Ntra. Sra. de la Asunción del s. XV en Talaván y del s, XVI en Hinojal. En la cercana Monroy se encuentran los restos visitables de la villa romana de Las Aguzaderas; en estas tierras aparecio también el denominado Tesoro de Monroy, de la Edad del Bronce. En la plaza Mayor de la localidad se encuentra su castillo, de mitad del s. XV y su iglesia parroquial de Santa Catalina, edificada en el s, XVI, Hacia Cáceres conoceremos las poblaciones de Santiago del Campo y Casar de Cáceres, cruzando por uno de los lugares más atractivos de esta zona, la unión de los ríos Almonte y Tamuja poco antes de desembocar en el Tajo, donde se pueden ver cuatro puentes de épocas distintas.

Casar de Cáceres es famosa por la producción de sus “tortas”, deliciosos quesos de leche de oveja. La otra ruta aconsejada nos llevará por Garrovillas, con dólmenes junto al Tajo y unos interesantes edificios: su iglesia parroquial de San Pedro en estilo ojival, la iglesia de Santa María del s. XV o el convento de San Antonio de Padua, del s, XV Su plaza Mayor, totalmente porticada, de los siglos XV y XVI, está declarada Monumento Histérico-Artístico de Interés Nacional y es una de las más bellas de Extremadura, En ella encontramos el palacio de Alba de Liste del s, XV actual Hospedería de Turismo. Hacia Arroyo de la Luz pasamos por Navas del Madroño. con interesantes chimeneas, un ayuntamiento del s, XVII y su templo parroquial de Ntra. Sra. de la O, de 1738, En Arroyo de la Luz y en su iglesia parroquial de la Asunción, de los siglos XV y XVI, se encuentra uno de los retablos más importantes de la región, con veinte tablas del pintor extremeño Luís de Morales.

El Lunes de Pascua, Arroyo de la Luz atrae a miles de visitantes por su Fiesta de Interés Turístico Regional conocida como “Las Carreras”, En Malpartida de Cáceres se han encontrado interesantes ejemplos de megalitismo extremeño, restos romanos y musulmanes. Esta población, fundada en el s. XIII, tiene una iglesia del s. XVI, la de Ntra. Sra. de la Asunción y es famosa en toda la comunidad por hallarse en su término el Monumento Natural de los Barruecos, joya paisajística donde el granito y la naturaleza han moldeado un entorno de indudable atractivo para cuantos visitantes se acercan a disfrutar de prácticas deportivas y de ocio. En este paraje está ubicado e! museo Vostell-Malpartida sobre un lavadero de lanas del s. XVIII,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *